Dubrovnik

¡Una de las ciudades más bellas del mundo! Y no es sólo por su belleza, que es eterna, o por el impacto en los ojos del observador, es también una belleza que estimula a la expresión del alma, sin necesidad de palabras ni explicación. Mientras mejor la conozca, más descubrirá de usted mismo. Es una parte distintiva del rompecabezas del mundo, un mundo que sería incompleto sin ella. Envuelta en la magia enigmática de los cuentos de hadas que permanece incluso cuando todo lo demás ha desaparecido.